Translate

domingo, 5 de junio de 2016

Comentario sobre la Educación Prohibida y el contexto educativo costarricense.

Al leer los textos "Plegaria del estudiante" de Humberto Maturana, un cuento "Pensamiento sin sentimiento, la gran tragedia" de Adolfo Pérez Esquivel (2004)  y observar detenidamente el video (no película) "La educación prohibida", me he puesto a reflexionar sobre varias cosas como por ejemplo el ideal docente o lo que se desea y la praxis, que es lo que se realiza en el contexto educativo nacional.
Como profesor en una escuela primaria del MEP y docente en la UTN, tengo el privilegio de observar y vivir dos ambientes laborales y de docencia distintos entre sí, por un lado, pero con muchas semejanzas por el otro. Yo no creo en los números, ni en las notas de las evaluaciones cuantitativas que ambos sistemas (Universitario y Escolar) me imponen realizar, en ese sentido siento una contradicción entre lo que quieren que uno como docente realice y lo que ponen en praxis las autoridades. El aprendizaje no es un número, el aprendizaje es la aplicación para la vida de un concepto o tema.
Creo que la docencia es una profesión aparte de otras, soy docente y mi énfasis las artes, que es muy distinto a ser meramente artista como profesional. No es lo mismo dominar técnicas y tecnologías para crear de forma individual proyectos, que transmitir el conocimiento a otros o ser mediador en el aprendizaje de un grupo de estudiantes. Con esto digo que no todo matemático por decir algo, es buen profesor de matemática y no todo artista es buen profesor de arte.
Por otra parte, creo en el juego como método de aprendizaje, el descubrimiento de cada estudiante en su saber y otras metodologías que hoy están de moda, sin embargo también el contexto influye en el buen desempeño de los aprendientes y actividad docente, por ejemplo el elevado número de estudiantes que hay por grupos de 25 a 35 en algunos casos y el espacio de aula. Todo eso influye en una atención grupal y no individual como el vídeo lo plantea, realmente es muy difícil atender necesidades y características educativas de 25 a 35 personas, suena muy lindo en el papel realizarlo, pero es muy difícil en la praxis.
Un estudiante motivado rinde mucho mejor que uno que lo hace por obligación y por pasar, de ahí la responsabilidad del docente de utilizar metodologías para que el estudiante por sí mismo descubra y se motive, ya que nadie aprende por otra persona.
El docente actualmente en Costa Rica se la tiene que jugar entre el "ideal" de cuanta nueva teoría pedagógica hay y lo que las autoridades educativas quieren y el contexto real. Costa Rica no posee un sistema educativo a base de investigación, sino de un mal "copy-paste", en algunos años trató de copiar a España en materia de educación especial (con todas sus variantes) y ahora hay que ver que inventa Finlandia para ver como lo "imponen igualitico" en nuestro país, sin mediar en las instalaciones educativas de ese país, facilidades para los docentes de preparación y hasta salarios. Tampoco creo en cantidad de clases es sinónimo de calidad educativa y ejemplo de ello son los tales 200 días lectivos en el MEP que solo ha propiciado al centro educativo como una guardería para que los niños y adolescentes no estorben en la casa y para que no deserten, está la cultura del pobrecito y pongámosle 100 porque sino aprueba es culpa del profesor. 
En fin concluyo que la educación y el proceso práxis vrs realidad, es un tema de nunca acabar y hay que estar en constante actualización, estar atentos a las necesidades reales de los estudiantes, para mediar, hay que conocer y comprender... sino todo queda muy lindo en el papel.

Mgtr. Antonio F. García Zamora.
Ciudad Quesada, San Carlos, junio 2016.

No hay comentarios:

temas interesantes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...